Adiós a un mundo convulso

Un mundo convulso lleva a una vida acelerada y a una carrera sin fin. En ocasiones los afanes del día a día, la desesperación por lograr lo inalcanzable y tantas otras situaciones, asfixian y oprimen tu corazón. Vivir para trabajar y correr agitado(a) sin tener una meta clara no es la mejor alternativa.  Nos vamos consumiendo y…