Con el nido lleno

1 week ago
profavargas

Normalmente se habla del concepto el nido vacío cuando los hijos crecen y se independizan de los padres. Si el matrimonio no está vinculado emocionalmente ocurren crisis que pueden llevar hasta el divorcio. Esto pasa porque hay una separación emocional por parte de los cónyuges y lo que los mantiene unidos son los hijos. Una vez los hijos se van, la pareja descubre que no hay nada en común, que son dos extraños compartiendo el techo. Sin embargo, ¿qué pasa cuando ese distanciamiento se está dando en el día a día de la relación cuando los hijos están en casa?

Resulta que muchos hogares estuvieron viviendo la llamada cuarentena y esto ha traído muchos cambios en la familia, pues en algunos hogares ambos en la pareja dejaron de trabajar por un tiempo o comenzaron a trabajar en la casa, esto con los niños presente. Mientras más tiempo pasamos juntos deberíamos disfrutar más y por ende fortalecer la conexión emocional. Sin embargo, me llama la atención el hecho de que las crisis matrimoniales han aumentado en estos meses en que las parejas han tenido más tiempo para compartir, cuando debería ser lo contrario.

Esa falta de vínculo emocional no se puede ocultar ni con la presencia física de ambos cónyuges. Lamentablemente esto no solo afecta al matrimonio, sino también a los hijos que son testigos de discusiones y la falta de entendimiento y amor entre sus padres. Entonces, diferencias que podrían ir desde que el esposo no le gusta la comida que la esposa decidió cocinar o que la esposa no se siente contenta de que el esposo esté frente al televisor todo el día. A esto se le suma que no pueden separarse de los hijos, pues muchos todavía están tomando clases parcialmente virtuales. Además, otros han tenido crisis económicas por la falta de empleo. Son muchos los estresores que les pueden haber afectado y de momento explotaron.

Entonces, la recomendación es buscar un espacio para relajarse, reflexionar sobre qué los unió, buscar soluciones a los problemas y dialogar en un marco de respeto y armonía, recordando que los hijos están viendo lo que ustedes hacen porque el nido está lleno. Encuentren dos o tres cosas que te enamoraron de su cónyuge y aviven la llama del amor a través de detalles y palabras positivas. Si la situación ya no la pueden manejar, busquen ayuda profesional. No permitan que su matrimonio termine por problemas que con una buena comunicación se puede resolver. Disfruten del nido lleno porque un día los hijos crecerán y quedará vacío.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Suscríbete a nuestro
Listado de Correos

© Todos los derechos reservados. Más que vivir. Profa. Elizabeth Vargas
envelope linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram