Lo que hace un perdedor

¿Alguna vez te has sentido derrotado/a? Puede que sí. De alguna manera u otra a todos nos ha pasado. Ahora bien, es importante que deje claro que no creo mucho en eso de perder porque siempre hay algo que se gana en cada vivencia. En publicaciones anteriores hemos hablado sobre ganar y perder.  Entonces, ¿de…

¿Dónde quedaron tus sueños?

Desde niña tuve sueños y me tracé metas en todas las áreas de mi vida. Debo decir que Dios no solo me ha permitido lograrlas, sino que ha sobrepasado mis expectativas. He podido lograr mucho a mi corta edad, sí, todavía soy una jovencita. Cuando salí del residencial no imaginé el mundo de posibilidades que…

Un viernes cualquiera

[Por Elizabeth Vargas] Esa noche las horas corrieron y el sueño no llegó. Recuerdo que la creatividad se apoderó y lo único que podía era dejarla fluir. Al fin, comencé a dormitar y me dí un espacio para descansar. Horas después, allí estaba nuevamente, detrás del teclado, con una emoción indescriptible.

Un poco más de treinta

Es interesante repasar lo vivido, qué hemos logrado y lo que nos falta por hacer.  Cuando se acerca la celebración de un nuevo año de vida es un momento oportuno para hacer ese análisis y yo no soy la excepción.

Expectativas

Ciertamente el otoño terminó, el invierno azotó con furia, pero llegó la primavera y he visto mi vida resurgir y florecer.  Ya en el verano surgen nuevas oportunidades, puertas que se abren y que me demuestran la fidelidad del Creador.

¡Tengo miedo, mejor dicho terror!

De momento hay un niño o una niña en un rincón, contra la pared, tiene sus manos en la boca, se come sus uñas, hay lágrimas en sus ojos y lo que siente no podría explicarse con palabras. La seguridad no existe, se siente desprotegido(a), no sabe qué ocurrirá.  Es un vacío inmenso, que desespera…

¿Dónde está tu niño(a)?

La inocencia con la que viviste, la pasión que experimentabas al realizar actividades sencillas y la ilusión que provocaba el solo hecho de despertar, no tienen que morir. La creatividad que te llevaba a hacer “de tripas, corazones” y la felicidad que provocaba ese viaje a lo fantástico e inimaginable, no tienen que desaparecer.