Conmigo y feliz

Soltero(a) no es sinónimo de solo(a), desesperado(a) y amargado(a).  Tu felicidad no depende de quién está contigo. ¿Lo sabes verdad? La gente se empeña en establecer edades para cada etapa de la vida y quiere etiquetar a aquellos que llegan a ciertos años y no han realizado lo que la sociedad impone.  ¿Tienes que vivir…

(7) Cenizas quedan

Era la interrogante que tanto temía y la pregunta que todos se hacían.  ¿Quién sería el padre de su bebé?  Leticia trató de evadirla, no se sentía preparada para hablar sobre el tema. – No sé cómo decirte.  Es algo que no le he dicho a nadie, aunque todo el mundo lo sospecha.  Lo único…

(6) ¿Quién es el afortunado?

La terraza era el lugar perfecto, a esa hora había público, pero quedaban mesas disponibles, así que buscaron una que estaba algo distante y se sentaron. El ambiente estaba tranquilo, se respiraba paz.  Claro, los nervios hacían fiesta en los dos. Joel miró con gran ternura a Leticia, buscaba en sus ojos una respuesta a…

(5) ¡Qué emoción!

Era martes, pero no un martes cualquiera, era el día que había esperado durante cuatro largos meses.  Ese tiempo fue una eternidad para la madre primeriza. Le tocó su turno y la acostaron en una camilla.  El cuarto estaba frío, tal vez de esa misma forma sentía su corazón, era como si fuera a encontrarse…

(4) Sorpresa

Maleta en mano montó el avión que la llevaría a realizar una hazaña que cambiaría el resto de su vida y lo hizo con mucha seguridad.  Leticia esperaba realizar un sueño que despertó en ella de manera inconciente, o tal vez por las presiones que había experimentado.  El caso fue que lo había decidido y…

(3) Te tienes que ir

Los sentimientos de Leticia se debatían en una lucha, las emociones se mezclaban, por un lado estaba feliz con el logro de su amado, por el otro, pensaba en todo lo que había luchado para alcanzar sus metas. Irse con Joel era renunciar a todo lo que tanto trabajo le había costado y le producía…

(2) Nada te faltará

Leticia entró a su cuarto y se tiró en la cama. – Joel, si estuvieras aquí la historia quizás fuera distinta… -respiró profundamente-  ¿Y qué hago yo cediendo a la presión de mi madre? Han pasado tantos años…,  pensó. Casi una década después, el fantasma de Joel aún seguía ahí.  Las imágenes de lo vivido volvían…