(7) Qué nos queda

Los nervios hacían estragos, era el momento de despedirse.  Maia todavía tenía en su rostro las marcas de las lágrimas que había derramado.  Entonces, Rodrigo no pensó más y le dio otro fuerte abrazo.  En esos instantes solamente quería poder leer los pensamientos más profundos de Maia. – “Cuando estés lista para hablar, me llamas”. –…

(6) No hay palabras

Todos los sucesos apuntaban a una velada mágica para Rodrigo, allí estaban las personas más importantes en su vida, incluyendo a Maia, a pesar de las sensaciones que experimentaba al tenerla frente a él. La miraba y no lo podía creer, pero su lucha interior era más fuerte y quería explotar… – “Realmente no quiero prolongar…

El encuentro

Habían pasado algunos años desde que le vi por última vez.  Le pensaba día y noche.   Ayer caminaba frente a la plaza del pueblo donde crecimos, mi corazón palpitó tan fuerte que no pude disimular la emoción; estaba cruzando la calle y venía a mi encuentro.  De momento me paralicé, no sabía qué decir…