¿Por qué y para qué un mentor?

Es difícil enfrentar los desafíos de la vida sin conocer lo que tenemos que hacer, a dónde podemos acudir y cuáles podrían ser las consecuencias de las decisiones que tomemos. A veces necesitamos una guía y dirección para conquistar nuevos retos. Por supuesto, se requiere el apoyo de diferentes recursos para alcanzar las metas que…

Por siempre mujer

Se pueden contar las virtudes y los defectos y siempre sobresalen las cualidades positivas. ¡Porque sí! Fuimos diseñadas de forma especial, tenemos capacidades que nos distinguen. Nuestra llegada a la tierra tiene propósito. Amamos y nos entregamos hasta morir. Sin embargo, es posible que muchas vivan buscando incansablemente el verdadero amor. Ya lo ven, somos…

Conmigo y feliz

Soltero(a) no es sinónimo de solo(a), desesperado(a) y amargado(a).  Tu felicidad no depende de quién está contigo. ¿Lo sabes verdad? La gente se empeña en establecer edades para cada etapa de la vida y quiere etiquetar a aquellos que llegan a ciertos años y no han realizado lo que la sociedad impone.  ¿Tienes que vivir…

(7) Cenizas quedan

Era la interrogante que tanto temía y la pregunta que todos se hacían.  ¿Quién sería el padre de su bebé?  Leticia trató de evadirla, no se sentía preparada para hablar sobre el tema. – No sé cómo decirte.  Es algo que no le he dicho a nadie, aunque todo el mundo lo sospecha.  Lo único…

Soy mujer

Quizás cuesta hablar de nosotras, preferimos no hacerlo.  Sí, pensamos y elogíamos a todos y no ocupamos un poco de tiempo en reconocer lo que somos y lo que podemos dar.  Y la reflexión no debe estar motivada porque nos dediquen una semana porque todos los días del año, tanto tú como yo somos mujeres. Con…

(6) ¿Quién es el afortunado?

La terraza era el lugar perfecto, a esa hora había público, pero quedaban mesas disponibles, así que buscaron una que estaba algo distante y se sentaron. El ambiente estaba tranquilo, se respiraba paz.  Claro, los nervios hacían fiesta en los dos. Joel miró con gran ternura a Leticia, buscaba en sus ojos una respuesta a…