Pasado

Deja atrás el pasado

Odio, rencor, dolor, sufrimiento son algunos de los sentimientos que atormentan la vida de muchas personas. Viven encadenadas a su pasado en un círculo vicioso del que no pueden o no quieren salir. De otro lado, en otros existe la nostalgia de bonitas vivencias. Ahora bien,  no se trata de menospreciar las experiencias lamentables que…

(7) Cenizas quedan

Era la interrogante que tanto temía y la pregunta que todos se hacían.  ¿Quién sería el padre de su bebé?  Leticia trató de evadirla, no se sentía preparada para hablar sobre el tema. – No sé cómo decirte.  Es algo que no le he dicho a nadie, aunque todo el mundo lo sospecha.  Lo único…

(6) ¿Quién es el afortunado?

La terraza era el lugar perfecto, a esa hora había público, pero quedaban mesas disponibles, así que buscaron una que estaba algo distante y se sentaron. El ambiente estaba tranquilo, se respiraba paz.  Claro, los nervios hacían fiesta en los dos. Joel miró con gran ternura a Leticia, buscaba en sus ojos una respuesta a…

(5) ¡Qué emoción!

Era martes, pero no un martes cualquiera, era el día que había esperado durante cuatro largos meses.  Ese tiempo fue una eternidad para la madre primeriza. Le tocó su turno y la acostaron en una camilla.  El cuarto estaba frío, tal vez de esa misma forma sentía su corazón, era como si fuera a encontrarse…

(4) Sorpresa

Maleta en mano montó el avión que la llevaría a realizar una hazaña que cambiaría el resto de su vida y lo hizo con mucha seguridad.  Leticia esperaba realizar un sueño que despertó en ella de manera inconciente, o tal vez por las presiones que había experimentado.  El caso fue que lo había decidido y…

(3) Te tienes que ir

Los sentimientos de Leticia se debatían en una lucha, las emociones se mezclaban, por un lado estaba feliz con el logro de su amado, por el otro, pensaba en todo lo que había luchado para alcanzar sus metas. Irse con Joel era renunciar a todo lo que tanto trabajo le había costado y le producía…

(7) Qué nos queda

Los nervios hacían estragos, era el momento de despedirse.  Maia todavía tenía en su rostro las marcas de las lágrimas que había derramado.  Entonces, Rodrigo no pensó más y le dio otro fuerte abrazo.  En esos instantes solamente quería poder leer los pensamientos más profundos de Maia. – “Cuando estés lista para hablar, me llamas”. –…