(4) La pesadilla

Uno de los días más tristes de su vida llegaba al final y con él se iban todas sus ilusiones, sus sueños y metas, allí había enterrado su gran amor.  Ni los títulos universitarios, los reconocimientos recibidos, ni siquiera el apoyo de sus más cercanos amigos y familiares podrían apaciguar el dolor de sus entrañas.…

(3) El brillo de sus ojos

Las semanas fueron eternas, pero ya estaba de vuelta. –¿Habría leído el poema? ¿Le habrá conmovido? ¿Sentiría lo que le quería transmitir? Xiomara navegaba entre un mar de preguntas sin respuestas, mientras aguardaba la llegada del profesor Barrientos. Su ausencia esos días todavía era un misterio.  Faltaban 10 minutos para iniciar la clase, su mentor debía…

(2) Cada letra en sus sueños

Mil ideas cruzaban por la mente de Xiomara. – ¿Qué pasaría con el profesor? ¿Estaría bien? De momento, sus pensamientos volaron y se imaginaba terminando la clase y compartiendo con el profesor Barriento una de sus inspiraciones.

(1) Amante de la literatura

El salón aún estaba vacío y algo frío.  Llegó temprano, como de costumbre, para poder sentarse en primera fila.  Necesitaba estar en un asiento privilegiado para aprender de literatura, pero más todavía para disfrutar de cada palabra que pronunciaba el profesor Esteban Barrientos. Ese hombre alto, serio con una mirada profunda y muy atractivo, que tenía…

Soy mujer

Quizás cuesta hablar de nosotras, preferimos no hacerlo.  Sí, pensamos y elogíamos a todos y no ocupamos un poco de tiempo en reconocer lo que somos y lo que podemos dar.  Y la reflexión no debe estar motivada porque nos dediquen una semana porque todos los días del año, tanto tú como yo somos mujeres. Con…

Me enamoré de un chico malo

Me enamoré de un chico malo, sí yo también caí ante la figura de un joven que hacía sus “travesuras”, que tenía caracter fuerte y todos respetaban, que no me merecía en lo absoluto, claro que no, yo soy una princesa. Creo que ocurrió entre la adolescencia y la juventud temprana, y no creo que…

Mi primer amor

Una sonrisa iluminaba mi rostro, mariposas revoloteaban dentro de mí, no podía esperar para verle o hablarle. Sin duda, llegó el amor. Pasaba noches de desvelo, pero mi cuerpo lo asimilaba, no sentía cansancio, pues sabía que el resultado era estar al lado de mi amado. Así inició nuestra relación, era perfecta. Las situaciones, problemas…