Reflejo del corazón

Esa noche, volé sin un destino preciso. Extraviada en el reflejo de tus ojos, que no mienten, te vi y me vi. Entrelazadas las miradas, desnudé sin pudor mi corazón.

¡Qué casualidad!

Tomas el teléfono para llamar a alguien querido y de repente entra una llamada. Cuántas veces has recibido una llamada de alguien en el que estabas pensando.  Puede suceder que vas a decir algo y la persona a tu lado lo pensó y lo dijo.  También, puede que desees comerte algún plato en particular o en algún restaurante…

Detrás de las garzas

Cuando niña me paraba en el balcón de mi casa a contemplar las garzas que viajaban en grandes grupos. Podía estar horas mirando hacia dónde iban. Mis pensamientos salían de mi y las acompañaba en los aires.  Me veía como ellas volando hacia el futuro libremente, pero rodeada de las personas a las que he…