¿Estás enamorado(a) de alguien que no existe?

“Y vivieron felices por siempre…”, es la frase que escuchamos en los cuentos de hadas y que todos deseamos ver convertida en realidad. Tanto mujeres como hombres buscamos encontrar una persona con la que podamos disfrutar nuestras vidas. Por lo general, tenemos una lista de las cualidades y características que nos gustaría que tuviera esa persona. El problema es que a veces nos enamoramos de un fantasma. Sí, de alguien que no existe. Ese ser lo inventamos en nuestra mente y pensamos que es lo que queremos a nuestro lado. La consejera y sicoterapeuta Zoricelis Dávila, autora del libro Felizmente Solteros lo llama el Síndrome del Monstruo de Frankenstein.

“Este síndrome es el de una persona desesperada y obsesionada en busca de una relación, y que da vida a un sueño que solo existe de forma perfecta en su cabeza”, dice Dávila. Fuimos creados para relacionarnos, pero eso no significa que tenemos que entrar en una relación solamente para tener compañía. Y mucho menos debemos darle vida a alguien que está muerto. Con esto me refiero a una persona que no tiene valores, no comparte tus intereses y no tiene una misión de vida. Puede que al inicio de la relación parezca un ser agradable, te haga reir, quiera salir, hablarte y estar contigo, pero ojo con su comportamiento al pasar el tiempo del enamoramiento inicial. Hay señales que te dicen cuándo una persona no está realmente enamorada y comprometida con la relación y más aún, debes observar si es violenta, cómo reacciona ante la adversidad, cuáles son sus planes futuros. Mira bien cómo trata a su madre, a sus hermanas, cómo se relaciona en su trabajo. Evalúa si tiene tus mismos principios y creencias religiosas. Es necesario que veas si te aman de verdad. Ya anteriormente hablé de cómo sabes que te aman.

Hay asuntos que no deben ser negociables, pues a la larga te harán sufrir y no vinimos al mundo a padecer. Recuerda que cada decisión que tomes tendrá consecuencias. Las personas que entran en relaciones que no son saludables justifican las acciones de sus parejas aunque saben que no están bien. Y saben muy bien que no son felices, pero siguen esperando que ocurra un milagro. Lamento decirte nuevamente no esperes a que cambie. No quiero ser pesimista, pero la realidad es que nadie cambia por otra persona. Así que cuidado con amar a una persona que solo existe en tus pensamientos. Tú vales mucho y mereces una persona que te sepa valorar.

Anuncios

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s