Ya no me apasiona

Hay cosas que se convierten en elementos importantes de nuestra vida. Son esas actividades que nos llenan el alma y que sin ellas no sería lo mismo. Hablo de eso que te apasiona y lo disfrutas, que haces libre y voluntariamente con un entusiasmo especial.  A mí personalmente me encanta aprender, tomar clases, talleres, seminarios que me enriquezcan y luego me fascina compartir mis conocimientos.  De más está decir que escribir es una de mis grandes pasiones, al igual que enseñar. Son dos cosas que puedo hacer sin tener remuneración económica.  A eso le llamo pasión.

pasiónSin embargo, he tenido días en que la musa no llega. Quiero escribir, pero no encuentro un tema que me satisfaga. Es en esos momentos en que me pregunto qué pasó. Quizás sea el cansancio, puede que necesite un aire fresco, renovar fuerzas. Ahora bien, hay momentos en que perdemos el interés en algunas actividades porque se vuelven una rutina. Eso también ocurre en las relaciones. Una canción de Marco Antonio Solis dice: “Fuimos cayendo poco a poco en la rutina cruel al ritmo crudo de este mundo de papel”. ¡Y que verdad encierra! La rutina es un veneno que va matando poco a poco la felicidad. Es muy doloroso tener que hacer las cosas de manera obligada porque no nos queda otro remedio. Eso no es vivir. La vida hay que disfrutarla. Ya sea en una actividad que realizas o en una relación hace falta una inyección de aire fresco, evaluar qué nos pasó, por qué perdimos el interés y retomar ese punto de partida que nos llenaba de felicidad.

Siempre que haya el entusiasmo se puede volver a empezar y retomar las cosas con mayor ímpetu. Analiza qué cosas te apasionaban y por qué ya no te provocan entusiasmo. Puede ser en cualquier área de tu vida, a nivel intelectual, la carrera que estudias; a nivel espiritual, el llevar una vida devocional y una relación íntima con Dios. También en tu relación de pareja, el amor se ha ido enfriando. A nivel emocional te sientes triste, sin motivación, sin fuerzas. En el área laboral, ya te levantas para ir a trabajar porque no tienes otra alternativa. Si alguno de esos escenarios describe cómo te sientes, es hora que te detengas a pensar qué es lo que pasó, qué necesitas para revivir la pasión en cada una de las áreas de tu vida. Fuimos creados para ser felices, para disfrutar de todo lo que vivimos. Tal vez necesitas tomar unas vacaciones para recargar energías, es importante que identifiques qué te hace falta y lo busques para que puedas volver a gozar de lo que te apasiona.

Anuncios

5 comentarios en “Ya no me apasiona

  1. De entre tantas cosas (por la complejidad mental que nos hemos creado), a veces sólo necesitamos volvernos a llenar con información y vivencias para “digerirlas” y compartirlas a nuestra manera; de ser así, sólo resta silenciarse y dejar que el Corazón dicte lo que viene. Como humanidad debemos aprender a escucharnos a nosotros mismos en vez de buscar paliativos y soluciones externas. Un abrazo, Elizabeth!!

  2. De acuerdo con lo que escribes Elizabeth. .. sucede que también vamos cambiando nuestras maneras de pensar, sentir y actuar. No somos las mismas personas de hace un, dos o tres años. .. por ello nuestros intereses también cambian.
    Siempre es bueno reflexionar.
    Un abrazo 🙂

  3. Pienso que este tema es más complejo que lo que el blog permite. Hay momentos que ese sentimiento de desencanto puede ser cansancio, puede ser necesidad de reinventarse, o tiempo de despedida. Si estoy de acuerdo que es tiempo de evaluar. Gracias por el escrito.

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s