No pidas paciencia

¿No puedes esperar? Ya bien lo dicen por ahí que la espera desespera. Una vez escuché que la paciencia es producto de un proceso de prueba. Quiere decir que no es algo que nos pueden dar, sino que se produce a medida que experimentamos momentos difíciles. ¿Qué estás esperando? En la vida algo tenemos bien claro esperary es que para todo hay que esperar. Vivimos diversas etapas y ciclos de los que no podemos escapar.  La verdad es que mientras más rápido deseamos que concluyan, más se tardan.  ¡Y qué difícil es…! Te cuento algo, para mí la espera también es desesperante. Hace un tiempo que comencé a leer un libro que habla, precisamente, de saber esperar en el tiempo correcto. Mientras leía me parecía que el libro lo había escrito yo. Definitivamente lo que sentimos al esperar es algo que muchos lo pueden experimentar.  Puede que estés esperando un buen trabajo, la pareja ideal, tener hijos, poder irte de vacaciones, cambiar ciertas actitudes, sanar de alguna enfermedad, comprar una casa o un carro, terminar tus estudios universitarios, entre tantas cosas. Ciertamente no es fácil. Ahora bien, el problema no es la espera, sino lo que hacemos en medio de la misma.

A veces nos sentimos tan desesperados que suplicamos que la paciencia llegue a nuestras vidas como por arte de magia. ¡Qué fácil sería así! Lamento informarte que cada vez que pides paciencia lo que estás solicitando son pruebas porque en medio de esas dificultades es que vamos desarrollando el caracter adecuado y en su momento veremos que podemos ser pacientes ante la adversidad.  La Real Academia Española define la paciencia como: “Capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse. Facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho“. Podemos desarrollar esa capacidad en la medida que estemos dispuestos a esperar con calma.

Entonces, ¿qué puedo hacer mientras espero? Primeramente, no dejes de vivir. Muchos se enfocan en lo que quieren alcanzar y se les olvida que tienen una vida en el presente. Se sientan a esperar y no disfrutan de lo que están viviendo. Segundo, siempre es bueno preguntar qué se puede aprender de las experiencias que te han tocado. Finalmente, cuando no logres lo que esperas tienes que ver el lado positivo.  Ciertamente, hay cosas que no llegan porque no convienen. Lo que está para ti llegará en el momento en que estés listo(a) para manejarlo, apreciarlo y disfrutarlo. Así que ten calma, no pidas paciencia. Fluye en paz en medio de lo que vives y disfruta al máximo.

Anuncios

8 comentarios en “No pidas paciencia

  1. Me gusto mucho tu post , muy acertado y directo que se presta para reflexionar en varios puntos en los que en ocasiones se pierde el enfoque gracias por compartir. que tengas una bonita semana .

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s