Ni es lo mismo ni se escribe igual

Todos los años, nos guste o no, hacemos ciertas resoluciones o proyectamos algunos planes. Normalmente, iniciamos con mucho entusiasmo y poco a poco dejamos que las metas se vayan desvaneciendo. Digo, no sé tú, pero a mí me ha pasado. Resulta que tal vez no pusimos por escrito esos planes y no establecidos las metas claras a corto, mediano y largo plazo. Aunque puede ser que comenzamos a intentarlo y como no resultó como queríamos desistimos.

Por aquello de que pronto iniciamos un nuevo año y que estoy en esas de sacarle el “moho” a una de mis pasiones [escribir, claro está], me puse a revisar algunas de las cosas que dije que iba a hacer antes de morir.  Resulta que ese ejercicio lo comencé en el 2011 bajo un programa de “coaching” que me ayudó a plasmar en blanco y negro algunos de los sueños que han viajado conmigo por tres décadas y otras tonterías que se me ocurrieron por eso de tener algo de que hablar. Ya han pasado cuatro años y mi vida ha dado un giro que, al iniciar la lista, jamás pensé.  Si te cuento las cosas positivas que he logrado, tengo que decir que me llena de orgullo y satisfacción el haberlas realizado.  Sin embargo, la vida no termina, hay más sueños que explorar y otros que cambiar.
No tienen que llevar un orden específico, pero sí es importante visualizarlos, escribirlos y establecer un plan para ver cuáles intentarás este año. Al menos incluye de tres a cinco. Establece los recursos que tienes y los que te faltan para materializarlos. Ponle fecha de cuándo esperas lograrlos y escribe cuáles esperan que sean los resultados. De esa manera podrás evaluar al final del año cuán existoso(a) has sido en eso que te propusiste. Ahora bien, debes tener claro que se vale equivocarse, cambiar fechas y rehacer algunos planes. La vida no es estática y la planificación tampoco. Una vez visualices lo que quieres alcanzar debes darte la oportunidad de hacer ajustes hasta que logres la esencia de lo que soñastes.  Para alcanzar los sueños tienes que creer en tus capacidades, conocer tus fortalezas y sacar partido de ellas. No veas tus debilidades como un obstáculo, sino como una oportunidad para mejorar y demostrar que sí puedes llegar a la meta.

Puede que lo que inicialmente pensaste ni es lo mismo ni se escribe igual al resultado final, pero lo importante es que sueñes, tengas metas y vayas por ellas.

Anuncios

3 comentarios en “Ni es lo mismo ni se escribe igual

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s