Ni es lo mismo ni se escribe igual

Todos los años, nos guste o no, hacemos ciertas resoluciones o proyectamos algunos planes. Normalmente, iniciamos con mucho entusiasmo y poco a poco dejamos que las metas se vayan desvaneciendo. Digo, no sé tú, pero a mí me ha pasado. Resulta que tal vez no pusimos por escrito esos planes y no establecidos las metas…