Enfrentando el divorcio II

Los límites del amor

Amor, una palabra profunda que muchos expresan, pero pocos conocen el significado. ¿Debe haber límites para el amor? No sé, tal vez en algunas ocasiones hay que pensar si esa relación que dice estar fundada en amor te hace bien o te hace mal. No dejo de insistir que creo en el amor y en el matrimonio, según lo establece Dios, eso no cambiará, pero en mi vida llegó el momento que tuve que aceptar la petición de divorcio.

Luego de muchos años de terapias, consejerías, talleres y retiros puedo concluir que cada lucha que dí por salvar mi matrimonio no fue en vano, a pesar de los resultados.  A todo el que quiera preservar una relación le aconsejo que lo haga.  Muchos podrán decir que si hice todo eso y me divorcié no funcionó todo el proceso de terapia, pero mi matrimonio no se destruyó por falta de consejos y búsqueda de ayuda.  Simplemente terminó porque cuando una de las partes no está alineada y enfocada en cumplir con el pacto que hizo ante Dios, la otra no puede obligar a que eso ocurra.  Entonces, hay que poner límites…

‎”La idea tristemente difundida de que tenemos que querer a cualquier precio y mantenernos dentro de una relación aunque ésta sea fuente de violencia, frustración o humillaciones, constituye una distorsión terrible que oculta el verdadero sentido del amor“. [Los límites del amor de Walter Riso]

Inicialmente, uno siente que el mundo se le viene encima y cuestiona dónde quedaron tantos sueños y promesas.  Si no hablé del divorcio, ni siquiera a mi familia, fue porque en lo más profundo de mi ser aún conservaba una esperanza de que la persona a la que amé con todo mi corazón decidiera buscar toda la ayuda espiritual, emocional y profesional que necesitaba para sanar su corazón y de esa manera poder reestablecer la relación. Que lo hiciera por él, no por mí y que reconociera que necesita buscar apoyo en los aspectos antes mencionados.

¿Arrepentimiento?

A la semana del divorcio hubo flores,  canciones como: El verdadero amor perdona y Tú de que vas y un supuesto arrepentimiento.  Por varios meses, también, mis oidos escucharon más promesas, mi corazón volvió a ilusionarse con los sueños que le ofrecían, pero con palabras no se construye lo que un día se destrozó. Hacía falta acción y que trabajara de forma definitiva con lo que necesitaba arreglo en su interior.

No había golpes, ni peleas, todo parecía estar bien.  Hubo sus crisis, como todo matrimonio, pero se buscó la ayuda necesaria para poder enfrentarlas y continuar.  Sé que amé con todas las fuerzas de mi corazón, al punto que traté de salvar un matrimonio que agonizaba ante la inestabilidad emocional del ser al que le entregué mi vida. No había maltrato físico, pero sicológicamente me iba hundiendo porque él no era capaz de demostrar el amor que decía tener.  Un día decía amar y luego expresaba no sentir amor.  De momento las demostraciones de cariño desaparecían, entraba a consejería, pero la consejería no entraba en él, no estaba dispuesto a aceptar la ayuda porque creía que no la necesitaba.

Una conducta repetitiva

En dos ocasiones decidió terminar la relación durante el noviazgo.  Muchos años después, en el matrimonio vuelve a ocurrir, pero en esta ocasión, las dos veces, la petición fue el divorcio. Me dolió, claro que sí, lloré amargamente, con sollozos; pensé desfallecer, mas llegó el día en que tuve que poner en una balanza si yo quería seguir escuchando un “te amo” hoy y al día siguiente “no te amo”. Tuve que reconocer el valor que tengo, que me dió Dios y decidí amarme tanto que no podía permitir que su indiferencia,  baja autoestima, dejadez ante los asuntos importantes de la vida y su falta de amor me lastimaran cada vez más.   Si algo aprendí fue que la relación con Dios es fundamental y que cuando se alejaba del Señor toda su vida se volvía un caos y en vez de tomar decisiones sabías cada vez más se dejaba llevar por los impulsos como un adolescente.  La inmadurez con la que reaccionaba llevó su vida fuera del propósito de Dios.

La vida sigue y hay que sanar…

Hace unos meses tal vez mis lágrimas hubiesen aflorado, porque viví cada palabra que encierra el dolor de perder al hombre al que le entregué mi vida, mis sueños e ilusiones. Hoy puedo decir que en algún momento albergué la esperanza de que no muriera la pasión y el amor que le tenía. Era un amor sin límites.  Pero la resignación llegó y me tocó decir adiós.  Enfrenté el divorcio con la ayuda espiritual y profesional que esto requiere. Ya no hay llanto, siento paz y felicidad.  Con el tiempo, al mirar atrás veré solamente un bonito y amargo recuerdo, mezclado entre miel y hiel.  De algo si estoy segura, no le guardo rencor y ya lo perdoné porque él no me rechazó a mí, él rechazó el pacto que hizo con Dios, que fue quien me puso en su camino.

A veces hay que dejar que algo muera para ver el nacimiento de una bendición más hermosa, así lo creo y lo espero.

¿Tiene límites el amor? Juzga tú. A continuación mira lo que dice el psicólogo Walter Riso, pero dime, ¿qué piensas?

Anuncios

23 comentarios en “Enfrentando el divorcio II

  1. por primera vez escucho de Walter riso y me introduzco en esta pagina, pienso que es muy instructivo y necesario para todas aquellas personas que aún creen y defienden el amor, para que lo hagan con argumentos sólidos y bien fundamentados, como bien se enfatizan en todos los comentarios, sobre todo reales, considero que cuando en el amor cada uno de los miembros sienta al otro como imprescindible para la relación y respete todos sus derechos, cumplan con los principios que rigen su funcionamiento y se procupen y ocupen por alimentarlo cada dia con algo nuevo entonces perdurara por siempre manteniendo la necesidad del alimento

  2. Pingback: Qué hacer cuando se acaba el amor | MÁS QUE VIVIR

  3. Querida Profesora, hace pocos días que por casualidad accedí a su página, y realmente es inmenso el provecho que ha ocasionado en mi alma.
    Estoy altamente sorprendida. ¡Qué misteriosos son los caminos de Nuestro Buen Dios!. Lluvia de Bendiciones para usted!!! y un gran abrazo con todo mi corazón.

  4. Resalto este párrafo que me llegó muy adentro “Si algo aprendí fue que la relación con Dios es fundamental y que cuando se alejaba del Señor toda su vida se volvía un caos y en vez de tomar decisiones sabías cada vez más se dejaba llevar por los impulsos como un adolescente. La inmadurez con la que reaccionaba llevó su vida fuera del propósito de Dios”.
    Magnífico video, te agradezco que lo pudiera conocer.
    Maribel

    • MI querida niña como Gaviota está muy cargada bueno mi rincón, pues hasta que solucione el problema d emi PC estaré por aquí por este blog que es nuevo y va ligerito
      Muchos besos Eli, querida

    • Completamente de acuerdo amiga, aunque es triste, el amor de pareja no puede existir si no hay amor propio, un abrazo también para ti.

  5. Hoy, sabes que las promesas no existen como tampoco las certezas. Para el Universo existen las acciones, luego las palabras y después el pensamiento (en ese orden porque estamos sometidos a las leyes de la materia… cuerpos).
    El Amor, real y único, no tiene condiciones ni necesita expresarse constantemente para sentirse o renovarse. Ese Amor empieza dentro de uno… cuando lo tenemos y mantenemos -no sin esfuerzo después de llegar a comprenderlo- el Amor que nos rodea nos manda más Amor, en forma de amigos, hechos, pareja, etc.
    Así, todo empieza por uno mismo… es lo que has vivido para poder compartirlo con el mundo…
    Todo sucedió para fortalecerte, entonces, tu misión en esta vida recién comienza, por algo toda la fortaleza ganada.
    El Amor no tiene límites, pero no debemos juzgar algo -bajo ninguna circunstancia- porque el juicio nos mantiene en este mundo propiedad del ego. Desprendámonos del ego desapegándonos de la materia y sólo así podremos conocer el Amor real, es que no tiene límites.
    Lo demás que creemos es amor, es un invento del humano (del ego humano).

    Un fuerte abrazo!!

    • Gracias Victor por tus acertados comentarios y la aportación que haces al tema. Ciertamente, todo lo ocurrido me ha fortalecido y me ha llevado a realizar mi misión en la vida al poder compartir estas vivencias y motivar a otros que viven experiencias similares. Un fuerte abrazo también para ti!!!

    • Querida Ana, aunque el divorcio es doloroso en ocasiones poder dar la media vuelta y decir adiós demuestra más amor porque afirma que nos valoramos y nos amamos primeramente y que amamos a esa persona y lo que queremos es que busque lo que considere su felicidad y si no es con nosotros, pues que siga su camino.

  6. Hola Proza querida, entiendo estos planteamientos y nunca debemos aguantar malos tratos nid esamores hasta ahí todo bien, pero que pasa cuando uno deja de amar y el otro no? hay es cuando más duele!!
    Un beso preciosa!!
    Un diez por tu post

    • Gracias Gaviota, un beso también para ti!!! Es doloroso ver que no somos correspondidos, pero más dolor causa permanecer en esa relación, hay momentos en que decir adiós es la salida para poder ser felices.

  7. Saludos profesora!

    Hace tiempo que no pasaba por aquí, espero se encuentre bien.

    Bueno, lo mas cercano que pude experimentar fue el rompimiento de mi noviazgo de tres años. En mi caso fui yo quien decidió ponerle punto final a la relación y precisamente luego de haber leído “Los limites del amor” del Dr. Walter Riso. Como menciona Riso, los principios no son negociables. Además de haber pasado por una desilusión, constantemente chocaba con los principios y valores de mi expareja y ella con los míos. Creo que el amor si es condicionado. Debe ser expontaneo, pero también debe tener una política justa. Lamentablemente se nos educa de la manera incorrecta y terminamos sufriendo mas de la cuenta. Pero como usted dice, “la vida continua”. Me alegra saber que aun cree en el amor. El amor es para los valientes!

    • Abner: qué bueno que puedas reconocer que como dice Riso, los principios no son negociables, entiendo que tu comentario ha sido muy acertado, gracias por compartirlo y sí, el amor es para valientes.

    • Bienvenida Anuchka a este espacio, me alegra saber que puedo transmitir amor en mis palabras, gracias a ti por comentar.

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s