(6) ¿Quién es el afortunado?

La terraza era el lugar perfecto, a esa hora había público, pero quedaban mesas disponibles, así que buscaron una que estaba algo distante y se sentaron. El ambiente estaba tranquilo, se respiraba paz.  Claro, los nervios hacían fiesta en los dos. Joel miró con gran ternura a Leticia, buscaba en sus ojos una respuesta a muchas interrogantes, pero no quería ser tan directo.

– Dime, ¿qué ha pasado contigo?, ¿cómo te sientes con el embarazo?

Mi vida no ha cambiado mucho desde la última vez que nos vimos, así que en ese sentido no tengo tanto que contar. En cuanto al embarazo, digamos que ha transformado mi vida, el escuchar ese corazón latir y saber que está ahí dentro de mí; no tengo palabras para describirlo. Y tú, ¿qué haces en Puerto Rico?, ¿cómo te ha ido?

– Me alegra verte feliz. Pues te cuento que la compañía está considerando que regrese a ocupar la presidencia acá y ya no tengo nada que me ate a Chile, así que decidí tomar unos días para coordinar la mudanza.

Nada que te ate a Chile, ¿a qué te refieres?

– Mi esposa murió en un accidente de auto hace tres meses. Ha sido un proceso muy duro para mí y para Lety; y sí, le puse tu nombre a mi hija.

Hubo un silencio profundo. Aunque tímida, Leticia, tomó las manos de Joel y lo miró con sentimientos encontrados y profunda tristeza.

No tenía idea…, ¡cuánto siento lo de tu esposa! – El embarazo la tenía sensible, así que sus ojos se empaparon de lágrimas y permaneció en silencio unos minutos. – Y del nombre de tu hija, no lo puedo creer, ¿por qué hiciste algo así?

– Te agradezco tus palabras de solidaridad. Quizás no es el momento de hablar del tema, tú hiciste tu vida y no quiero venir a remover el pasado.  Lo único que te puedo decir es que siempre has sido muy importante para mí y no quería perderte.  Sé que fuí egoísta al irme y no te demostré el amor que te tenía.  Mi esposa fue especial, la quise mucho, la respeté, le di mi cariño, pero mi corazón estaba acá en Puerto Rico contigo.  Pero eso no viene al caso ahora, la vida nos llevo por destinos distintos.  – suspiró – Cuéntame, ¿quién es el afortunado que cautivó tu corazón y que será el padre de tu bebé?

Continuará…

[Esta es la sexta parte del cuento ¿Dónde está el amor?, puedes leer la segunda parte Nada te faltará, la tercera parte Te tienes que ir, la cuarta parte Sorpresa y la quinta parte ¡Qué emoción!]

Anuncios

16 comentarios en “(6) ¿Quién es el afortunado?

  1. Pingback: (1) ¿Dónde está el amor? | MÁS QUE VIVIR

  2. Wow!!! Que emoción, como lo veo… es su amor de la vida, así que le dirá la verdad. O no??? Bueno eso haría yo… Por mas avergonzada que este le digo la verdad… lol ME ENCANTA ;-))

    • Laura: me haces reír, ya voy, estoy terminando el capítulo.

      Nolizza, prima tranquila que ya mismo lo publico. TQM!!!!

    • Stella: todavía no podemos descartar nada, no sabemos quién es el padre, pero pronto tendremos los detalles, un abrazo!!!

  3. Azul Celeste, Bere y Carla: me muero de la risa, no pensé que fuera a crear tanta curiosidad, pero ya mismo llegamos al final de la historia y sabrán los detalles.

    • Así es Maribel, un poquito más de intriga, pero ya pronto sabremos qué pasó. Un abrazo también para ti!

  4. Eres una escritora sumamente amena, amiga mía; es todo un placer perderse en tus palabras, me tienes pillado con esta historia.

    • Gracias José!!! La verdad es que no me considero escritora de literatura, pero me alagan tus palabras y me alegra que te guste la historia. Saludos!!!

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s