(5) ¡Qué emoción!

Era martes, pero no un martes cualquiera, era el día que había esperado durante cuatro largos meses.  Ese tiempo fue una eternidad para la madre primeriza.

Le tocó su turno y la acostaron en una camilla.  El cuarto estaba frío, tal vez de esa misma forma sentía su corazón, era como si fuera a encontrarse con el amor de su vida, los nervios hacían fiesta y había algo de incertidumbre. El técnico del sonograma comenzó a explicarle paso a paso lo que estaban haciendo.  Leticia estaba paralizada, escuchar los latidos del corazón de su bebé le provocaba una emoción que no podía describir.  Tener un ser en su vientre que se movía, que con vida no tenía una explicación. ¡Era mágico!

– Mamá, ves eso que está por ahí.

Sí, no me diga…

– No hay nada más que buscar. Es un niño, un varoncito.

Las lágrimas inundaron su rostro, pero eran de alegría, tendría un niño. La felicidad que sentía se mezclaba con algo de nostalgia.  Joel hubiera estado encantado de tener un bebé y no pudo evitar pensar en él.

Ese día lo había tomado con cargos a vacaciones por lo tanto no regresaría a la Oficina. Salió al centro comercial para comenzar a comprar ropita y artículos para el angelito que venía en camino. Mientras camina por los pasillos se llevó una gran sorpresa.  Era Joel, lo tenía frente a ella.  Sonrió timidamente y su cuerpo se extremeció. Hacía unas horas que había pensado en él, no podría creer que sus pensamientos lo hubieran llamado de tal forma.

– ¿Estás…. -titubió asombrado Joel, mientras señalaba la barriga de Leticia- embarazada?

Sí, voy a ser mamá – le compartió con emoción.

-¡Wow! no tenía idea, no sé que decirte, me imagino que estás feliz, te ves hermosa, radiante.

Gracias…

– ¿Estás ocupada o puedes tomarte un café conmigo? Creo que tenemos mucho de qué hablar, ¿no te parece?

Leticia bajó el rostro y río, pero su sonrisa estaba llena de nerviosismo.

-Claro, puedo compartir un café.

-Perfecto, vamos entonces. ¡Qué emoción! No puedo creer que vayas a ser madre.

 

Continuará…

[Esta es la quinta parte del cuento ¿Dónde está el amor?, puedes leer la segunda parte Nada te faltará, la tercera parte Te tienes que ir y la cuarta parte Sorpresa.]

Anuncios

21 comentarios en “(5) ¡Qué emoción!

  1. Pingback: (1) ¿Dónde está el amor? | MÁS QUE VIVIR

    • Gracias chica!!! la respuesta de los lectores ha sido muy positiva, me alegro!! Ya veremos el desenlace. Un saludo también para ti!!!

  2. Fauno: gracias por tus alagos, la verdad es que hay que tener talento para escribir fantasía, mi mente es corta en ese sentido, yo me inspiro en situaciones que viven otros, entrelazo historias, a veces pongo algo de mí en ellas, así construyo estos relatos de amor.

    Azul Celeste: pues sí, luego de tantos años apareció, pero todavía no sabemos si el hijo es de él o de otro. Pendiente!!!

  3. Me gusta el estilo de hacer entregas por capítulos. Mi original al igual que las historias. Es curioso apreciar como tienes facilidad por la novela rosa y yo, escritor de fantasia, apenas puedo redactar una sola letra rosácea. Te pedire consejo a la hora de argumentar y tejer una historia de amor.
    Un saludo

  4. Ángel: tus palabras me alagan, gracias a Dios que me ha dado el talento y gracias a ustedes que siguen mis escritos!!!

    Stella: ya veremos en la conversación que tengan cuál será el curso de sus vidas y qué relación tiene Joel, si alguna, con el embarazo de Leticia.

    Carmen: gracias por tus palabras, me alegra que el cuento pueda transmitir la emoción que se siente cuando se escuchan los latidos del bebé, un abrazo!!!

  5. Hola profa, feliz tarde de domingo,
    precioso post, me has emocionado y vendré
    a seguir leyéndo…nada hay más emocionante que escuchar los latidos
    del corazón de un bebé.
    Un beso de cine hoy
    Carmen

  6. Ana: que linda, yo no he tenido la experiencia, pero estuve con mi hermana cuando estuvo embarazada de mi sobrino y la emoción fue bien grande!!!!!

    Laura: me muero de la risaaaa!!!! Tranquila que ya lo sabremos en la conversación que tenga con Joel, todavía no sabemos si es de él o de quién será…

  7. Es que el día que oyes los latidos de tu bebé es casi tan feliz como el día que nace. Es una nueva vida que se abre paso. No sé como puede haber alguien en el mundo que se deshaga de ellos. Besitos
    Ana

  8. Angeles, me matas, pero de la risa!!!! Ya falta poco para el desenlace, bendiciones también para ti.

    José: qué lindo que puedas compartir esa experiencia, creo que nunca la había visto desde la perspectiva del hombre y es hermoso ver que sienten las mismas emociones que las madres.

  9. Me has traído al recuerdo mi experiencia como padre primerizo, el temblor en las piernas y la curiosidad mal disimulada para saber si llegaba un niño o una niñuca; hoy ha pasado el tiempo, pero gracias a tu he podido retornar a ese hermoso pasado.

  10. Víctor, así mismo es, los sucesos que llegan inesperados pueden ser una linda sorpresa si lo tomamos con una actitud positiva.

    Pedro: me alegra que le haya gustado. Y más aún que sean dos hombres los primeros en comentar el cuento.

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s