(4) Una guerra interior

Luego de enviar la carta final, Maia se había encerrado en su cuarto, no contestaba llamadas ni quería ver a nadie.  Su corazón estaba desecho, pero tenía que enfrentar su realidad.  Después de todo, fue ella la que había tomado la decisión. 

Habían pasado algunas semanas y no llegaba respuesta de Rodrigo.

– “¿habrá recibido mi carta?, ¿cómo reaccionaría?, ¿qué pensará?“, eran algunas de las preguntas que retumbaban en su mente.

 El encierro al que se había sometido y la incertidumbre de conocer lo que había sucedido con Rodrigo la tenía desesperada.  Callar ya no era una opción, por lo que fue a visitar a Sofía, su amiga del alma. Ella siempre había estado a su lado y la apoyaba en todo.

-“Maia, ¡qué sorpresa! Hace días que no sabía de ti”, expresó Sofía al recibir a su amiga.

Maia intentó ser fuerte, pero no pudo contener el llanto.  Entonces, trató de explicar su desaparición.  Así comenzó a contarle a su amiga lo que había escrito en su última carta.  Sofía no entendía por qué Maia había decidido terminar la relación con Rodrigo.  Ella mejor que nadie conocía el amor que había nacido, a pesar de la distancia y de lo poco que habían compartido.

– “Amiga por favor, ¿qué es lo que pasa?, ¿qué te hizo?, ¿por qué lo dejaste?, ¿dónde quedó el amor que decías tener?”, le cuestionó Sofía.

Los sollozos se hacían cada vez más fuertes y con la voz quebrada comenzó a compartir su dolor.

– “Tengo que decirte la verdad, Rodrigo no se enamoró de mí. Él está enamorado de otra”.

-“No puede ser…, yo leí cada una de sus cartas, él está loco por verte, ¿recuerdas sus últimas palabras?”, insistía Sofía.

-“Fue esa carta la que me hizo ver la realidad, ahí está clara su confesión, el amor que siente no es por mí“.

Sofía miró a Maia muy desconcertada, abrió sus ojos como lumbreras y le reclamó:

– “¡Me vas a volver loca! Cómo dices eso, si yo la leí y te decía lo mucho que te amaba, que quería compartir el resto de su vida contigo”.

-“Recuerdo claramente sus palabras, decía que estaba enamorado de mis versos, de cada carta…“, hubo una pausa, fue lo único que pudo decir mientras secaba sus lágrimas. 

– ¿y…?, continuó Sofía, esperando una respuesta lógica.

– “El está muy enamorado, pero no de mí. Rodrigo te ama a ti”, le reclamó Maia a Sofía con gran frustración.

 

Esta es la cuarta parte de la serie de cuentos de amor y ruptura, puedes leer la primera, segunda y tercera parte del cuento en los siguientes enlaces:

1. Cartas de amor y ruptura

2. Cartas y recuerdos

3. Letra a letra

Anuncios

23 comentarios en “(4) Una guerra interior

  1. Hola Elizabeth, yo también tengo una guerra interior muy profunda que ya está haciendo mella en mi salud, pero no sé como darle fin y que haya paz en mi interior!!
    Un beso amiga y gracias por venir a mi rincón
    Carmen

    • Hola Carmen: primeramente te agradezco que te sinceres conmigo y abras tu corazón con nuestros lectores, te envié un email con algunos escritos que tengo sobre las crisis, tal vez te puedan arrojar alguna luz en medio de la situación que estás viviendo. Espero que podamos seguir en comunicación. Un abrazo!!

  2. Ángel: quizás en el próximo capítulo puedas conocer un poco de las razones por las que Sofía escribía.

    Candy: sé que servir de celestina es un arma de doble filo jeje!! Vamos a ver qué pasará, si Maia tendrá el valor de darle la cara a Rodrigo y decirle la verdad… está difícil….

  3. Pero que loco, pero muy lógico, si la que realmente escribía era sofía era lo natural que el chico se enamorara de ella, por que era sofi la que dejaba su corazón ahi. Por otro lado que imprudencia de Maia dejarle escribir sus cartas a su amiga y ¿Después que? cuando viera de nuevo al chico ¿Se quedaría callada inventando alguna dolencia en su voz. Eso de andar de celestina, puede ser contrapruducente, lo digo por experiencia jajajajajaja.
    Lo que debería hacer es confesar la verdad, seguro sale algo de ahi.
    Saludos.

  4. Uff que fuerte! Aunque la verdad me quedé con varias interrogantes:

    ¿Por qué escribía Sofía las cartas?

    ¿Maia (no María como creí leer al principio jeje) no sabía escribir?

    ¿Por qué Maia no plasmó sus sentimientos tal cual en la carta aunque no fuera con palabras tan elocuentes?

    Fue un final bastante inesperado, jeje

    Saludos

  5. María Mirta: Así es, para la protagonista lo que ha pasado es una desgracia. Bienvenida a mi espacio y espero que nos sigamos leyendo. Saludos!

    Gaviota: Me alegra saludarte por aquí, gracias a ti por permitirme comentar en tu blog, creo que tenemos temas en común, así que eres bienvenida cuantas veces quieras a leer y comentar. Sí, hay un osito blanco por ahí, espero que no saque las garras jajaja!! Bienvenida!!!

  6. Hola Elizabeth, paso a darte las gracias por tu comentario de ayer, la verdad fue muy acertado en cuanto a este lugar, está lleno de cultura y cosas muy buenas volveré si me lo permites y te leeré con sumo gusto.
    Ya veo por ahí arriba al osito blanco buena persona y buen escritor
    Saludos

  7. Te agradezco enormemente tu visita y espero que nos leamos a menudo. Te invito a que leas algo más de lo que escribo, no todo es como mi última entrada. Hasta pronto
    Ana

    • Bienvenida también a mi espacio, prometo que leeré otras entradas, ya marqué tu blog para seguirlo. Aquí también encontrarás temas bien variados, así que nos veremos a menudo!!!

  8. La próxima parte, que espero sea la final (jajaja) la publicaré a final de esta semana, si Dios lo permite.

    Me siento muy alagada con sus comentarios, me alegra que les haya gustado.

  9. Vaya! no me veía venir eso, fue un giro muy original a la historia, mucho más interesante que obstáculos típicos como un matrimonio arreglado, ahora falta ver que opina su amiga Sofía al respecto, o si ella tiene sentimientos por él… me ha gustado mucho : ) Saludos…

  10. Que giro!!!! Con razón en el primer cuento Maia dijo que al menos esa última carta la había escrito ella!!!
    Me encanta!!! Ahora…. Por qué escribía sofía? Será que Maia le robó los versos???
    Me gustó mucho Eli!!
    Besos

    • Gracias Lau!! Bueno, ya se acerca el desenlace, veremos a ver si se aclaran algunos detallitos que están pendientes por ahí. En efecto, Sofía escribía las cartas y desde el primer cuento lo dejé claro, pero solamente algunos se percataron jejeje!! ¿Se enterará Rodrigo? …. pendientes al próximo capítulo.

  11. Me gusta como hilas el mensaje, tu modo de narrar es fluido y el desenlace es sorprendente, leeré los otros 3, me apetece hacerlo.

    un abrazo amiga.

  12. Así es, Sofía escribía las cartas, podrás imaginar cómo se sintió tras la confesión de Maia, su amiga del alma!

  13. La verdad es que el tema que planteas es espinoso… No me lo esperaba. Entiendo que Sofía le escribió las cartas a Maia…

    Me has dejado sin palabras. Buen conflicto…

    Cuando tenga palabras, volveré.

    Saludos.

    • Ya, más reflexionado, te diré que no esperaba que se convirtiera en una “versión” de Cyrano de Bergerac.

      Creo que es el relato que más me ha impactado de todos los que he leído en un blog… Felicidades.

      Saludos.

      • Qué honor, viniendo de ti realmente me siento muy emocionada, no esperé que esta parte fuera a causar impacto, tuve serios conflictos antes de publicarla. Así que agradezco tus palabras… el susto que sentía ha menguado jejeje!!

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s