(4) Una guerra interior

Luego de enviar la carta final, Maia se había encerrado en su cuarto, no contestaba llamadas ni quería ver a nadie.  Su corazón estaba desecho, pero tenía que enfrentar su realidad.  Después de todo, fue ella la que había tomado la decisión.  Habían pasado algunas semanas y no llegaba respuesta de Rodrigo. – “¿habrá recibido…