Pirikí, una historia de amor y dolor

Era una de esas visitas ocasionales a casa de uno de mis tios.  Recuerdo que un pollito caminaba por la casa, era bebecito, muy hermoso.  Mis hermanos y yo nos volvimos locos con él.  Así que mi tío decidió regalarnos a nuestra mascota, Pirikí.  Nació milagrosamente porque su madre, fue una de esas malas madres que…