¡Qué casualidad!

Tomas el teléfono para llamar a alguien querido y de repente entra una llamada. Cuántas veces has recibido una llamada de alguien en el que estabas pensando.  Puede suceder que vas a decir algo y la persona a tu lado lo pensó y lo dijo.  También, puede que desees comerte algún plato en particular o en algún restaurante específico y tu acompañante te dice lo mismo que estabas pensando. Por lo general, la reacción es reirse de la sorpresa.

Son algunas de las casualidades de la vida.  Es gracioso, pero a mí me pasa muy seguido, particularmente con mi esposo, tenemos una conexión tan grande que ya pensamos igual. De la misma manera, me ha pasado con amigas con las que quiero hablar y me llaman o viceversa, alguien estaba pensando en mí y yo lo llamé. 

Frases como “te llamé con el pensamiento“, “ahora mismo estaba pensando en ti“, “tú lo pares y yo lo bautizo“, se utilizan en algunas de esas ocasiones que sin duda, son muy especiales. Definitivamente nos hacen feliz esas pequeñas, pero importantes casualidades de la vida. Es en esos momentos que creemos en las almas gemelas.  En el amor que supera distancia y la amistad que rompe con cualquier barrera. Ahí podemos ver lo especiales que somos y la necesidad que tenemos de compartir con los demás, de ser parte de la vida de otros.

Tal vez tenga una explicación científica, pero en realidad no me interesa saberla. Basta con ver cómo dos personas que se quieren pueden conectarse en el momento preciso, tal vez, cuando más lo necesitabas. Realmente no creo en las casualidades, creo que todo ocurre con un propósito y Dios sabe enviarnos esa señal de que tenemos que comunicarnos con otras personas cuando ellas lo necesitan.

Casualidad o no, nos ocurre frecuentemente y que bueno que podemos estar al tanto de las necesidades de los demás,  ya sea de una palabra de aliento, hacerle compañía o simplemente para prestarle nuestro oído.

Ya sabes que no eres el único o la única a la que le ocurren esas llamadas casualidades de la vida, ahora puedes compartir en qué momento te ha ocurrido o con quiénes.  De esa manera puedes hacer un inventario de esas personas especiales que están guardaditas en tu corazón.

Anuncios

2 comentarios en “¡Qué casualidad!

  1. Es cierto que la casualidad -o azar- no existe porque todo tiene una razón por la que se dio y para la que se dio.
    Esas coincidencias se dan porque nuestras frecuencias energéticas (aunque suene “new age” o como esas cosas de moda) son similares… esa sería la explicación pero más allá de lo científico (la ciencia se queda corta cuando decimos que todos los seres estamos conectados).
    Sin tratar de entender eso ya lo conocemos y si lo abrazamos, tendremos mejores vidas porque el compartir se hará más intenso, satisfactorio y se extenderá a más personas.

  2. Qe Bonito escribes y qe bien nos haces reflexionar sobre esos peqeños detalles de la vida qe nos hacen felices… Por mi parte a mi me pasa muy segido con mi hermano y la musica, él la piensa y yo la canto o viceversa.. Y cuando él me dice qe la estabe pensando nos hechamos a reir y decimos “Conectados” 🙂
    Felicitaciones por tus escritos, son muy buenos y hermosos

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s