Una pausa

Cuánto hace que no tomas tiempo para hacer una pausa…

Frustración, cansancio, aburrimiento, y falta de motivación, son sólo algunos de los síntomas que todos alguna vez en la vida experimentamos.  Pero no quiero deprimirte al recordarte lo difícil que suele ser cuando nos acostumbramos a vivir en una rutina.  Ahora te pregunto: ¿Quieres resultados nuevos haciendo lo mismo todos los días?

Leí en un libro, que ahora no recuerdo el nombre, la siguiente pregunta:  ¿cuántos años tiene tu actitud?, y cuando leí la2000px-Alto_stop_sign.svg pregunta realmente fue un cuestionamiento que me extremeció.  Ciertamente, nos acomodamos y hasta la conformidad puede apoderarse con el pasar del tiempo.  Tenemos que volver a ser niños, dejar que vuele nuestra imaginación, que surja la creatividad porque ciertamente no tendremos resultados distintos haciendo lo mismo todos los días.

Entonces, ¿cómo empezar?

Creo que es necesario hacer un análisis de los recursos con los que contamos, qué tenemos en nuestras manos, cómo podemos utilizar los talentos, habilidades y cualidades, y también ver quiénes pueden apoyarnos.

Bien dice un viejo refrán: que al que a buen árbol se arriba, buena sombra le cobija. Los amigos son fundamentales, te pueden adelantar o te pueden atrasar en el propósito (es importante la individualidad, pero es necesario pertenecer a un grupo) Dios nos creó y dijo: “no es bueno que el hombre esté solo”, eso incluye al ser humano en general…

Entonces, visualiza tu futuro, tu sueño, cuál es tu meta a corto, mediano y largo plazo.  Luego, dime qué harás para lograrlo.  ¿Tu grupo de amigos y familiares son de estímulo o son los que te desvían del plan que quieres trazar para tu vida?, es, definitivamente, una pregunta que debes hacerte.

Unos huyen del pasado como si estuvieran en una persecución, otros no quieren que llegue el futuro porque lo consideran muy incierto, pero los que confían en Dios no tienen porqué temer, el pasado ya fue y Dios restaura lo que pasó, y el futuro se lo puedes entregar en sus manos para que tenga todo el control.

No podemos vivir encadenados al pasado, pero es bueno recordar cuántos planes has desarrollado para tu vida a corto, mediano y largo plazo; y cuántos de ellos pudiste lograr.  Qué te ayudó a lograrlo.  Si por el contrario, propones unas metas y no las puedes realizar, es necesario cuestionarte qué o quién te detuvo.  ¿Por qué te detuviste?

¿Qué incluyen tus planes?, deseos personales, profesionales, alcanzar cosas materiales… ¿Está Dios en tus planes? Si tienes mucho que pensar te invito a que hagas una pausa.

Anuncios

3 comentarios en “Una pausa

  1. Yo necesito una pausa, quiero visitor a mi islita quiero disfrutarme a mis hijas y a mi esposo en unas vacaciones. voy a ponerle todo en las manos a Papa Dios a ver que pasa. Muchas Gracias Elizabeth.

  2. Gracias por tomar de tu tiempo para hacer esto. Hoy yo me tome una pausa para leerlo, creo q lo necesitaba. Entre libros, leyes y casos no hay mucho tiempo para respirar… Me hacia falta! 😉

  3. Buenisimo este articúlo de la pausa. Mi abuelito siempre me decia que todo en la vida tiene que ver con nuestra actitud. El problema se resuelve más rápido de acuerdo a nuestra actitud. Tengo que tener una actitud positiva, siempre pensando que Dios y yo todo lo podemos juntos. Esta actitud comienza con lo que yo confiese. Por eso el Salmista decía “el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como como el águila” (Salmo 103:6)

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s