Cuando la crisis toca la puerta y se quiere quedar

En cierta forma, es irónico, pero a todos nos pasa, en ocasiones cuando llega la crisis, se convierte en una cadena y cada eslabón trae una noticia poco agradable.

Todos los días tendremos problemas, situaciones y crisis, pero algunas de ellas no sabremos cómo manejarlas.  Entonces, qué puedes hacer:

    • Profundizar tu relación con Dios y sacar tiempo para estar a solas con Él, leer la palabra y comunicarte directamente al cielo.  Seguramente, en su tiempo, habrá una respuesta:  sí, no o espera.
    • Leer un buen libro que hable sobre lo que estás viviendo y otros libros de motivación, que te ayuden a encontrar el ánimo que necesitas día a día.
    • Conversar con un buen amigo o una buena amiga.
    • Buscar la ayuda de un profesional de la conducta humana, si es necesario.
    • Sacar tiempo para ti, para hacer lo que te apasiona y quizás, habías olvidado.
    • Descansar…
    • Buscar ayuda financiera o legal; de un consejero matrimonial; de un médico especialista o una segunda opinión; según sea el caso.
    • Abrir tus ojos para ver más allá de tus circunstancias.
    • Cerrar los oidos a comentarios negativos o consejos que no aportan a tu bienestar.
    • Rodearte de gente que quiere lo mejor para ti y están dispuestos a ayudarte, hazlo, toma el teléfono, llama, dile cómo te sientes y comparte con ellos actividades para distraerte.

 

Son algunos consejitos que debemos recordar, porque en el momento de la crisis, de una prueba tras otra, es posible que nos turbemos, sintamos frustración, impotencia y la incertidumbre quiera apoderarse.

Pero, recuerda que tienes que pasar el examen, si no obtienes una buena calificación tendrás que repetirlo tarde o temprano.  Aprende de cada situación que parece o es negativa.  Busca el lado positivo de lo que te ocurre.  

 

esperanza, paz, amor, comprensión, solución

Hoy tienes una nueva oportunidad para comenzar.

 

 Sé que no es tan fácil como escribirlo o leerlo aquí. Requiere tolerancia y paciencia, y se nos hace bien difícil desarrollarlas.  Me confieso, yo también he tenido momentos así, pero todos los días la misericordia de Dios se renueva y tenemos una oportunidad para volver a comenzar, de manera que estemos alerta para cuando la crisis toque la puerta, no se pueda quedar, se vaya, aunque sea poco a poco.

 No te rindas, esa no es la opción.

 

Nota de la autora: Si este escrito tocó tu corazón deja un comentario, no sabes a quién le hace falta leer lo que compartas con nosotros. Y si conoces a alguien que esté pasando por situaciones así, envíale el escrito, publícalo en twitter, en facebook o cualquier otra red social.  Juntos podemos tocar la vida de alguien y cambiarla para siempre.

Anuncios

3 comentarios en “Cuando la crisis toca la puerta y se quiere quedar

  1. Cada momento de nuestra vida es el don de la infinita misericordia de Dios.
    “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” —Hebreos 4:16
    Bendiciones!

  2. Profa. Vargas

    El contenido de este blog es bello y hermoso. Los pensamientos aquí mostrados son como el agua para el sediento; música celestial para el alma y alimento para el espiritu. Usted es un instrumento de Dios al servicio de la comunidad.

    Bendiciones.

    José García
    Clase 1984 USC y estudiante actual en certificación profesional en auditoría de sistemas de información.

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s