Memorias

En la agonía de la vida las fuerzas apenas le daban, pero logró levantarse y llegar al pasillo; el espacio de sus recuerdos. Allí, colgaba la foto que alimentaba su alma.  La tomó en las manos y mirándola fijamente, confesó su infortunio:

    –  Todavía me pregunto: ¿dónde está nuestra historia?

La respuesta no llegó. Un tornado de emociones arreciaba en su interior; detener la conmoción era imposible.  De inmediato, comenzó a llorar.  Las compuertas de sus ojos se abrieron como represa en tempestad. Retratos de los instantes compartidos atiborraban su memoria.

El consuelo se dilataba. Entonces frente a las cenizas que guardaba en un viejo jarrón respiró, como si fuera su última vez, y reclamó:

      – ¿No que viviríamos felices por siempre?

Anuncios

Un comentario en “Memorias

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s