¿Hay que morir por amor?

Muchas personas están dispuestas a morir por amor. Puede leerse muy bonito, pero nos referimos a un patrón de violencia que si no termina en la muerte emocional, concluye con la muerte de la víctima.