Odio y soledad

Tal vez te preguntas, si la reflexión pasada fue sobre atreverse a amar, ¿por qué la de hoy tiene que hablar sobre odio y soledad? La respuesta es sencilla, esta combinación letal llevó a George Sodini a quitarle la vida a tres mujeres, y a privarse de la suya.  Todo estaba fríamente calculado.  De acuerdo a la prensa, este hombre tenía un diario de su vida, el cual publicaba en Internet.  Entre los argumentos, que llevaron a Sodini a este triste final, estaba que no tenía una novia desde el 1984 y que no sostenía relaciones sexuales desde 1990.  Un hombre que se consideraba como “un buen partido”, ¿por qué estaría solo?  Muchos podrán pensar: “¡pero que triste su vida!”.  Según las expresiones publicadas, él argumentaba que: “Un hombre necesita una mujer en quien confiar.  Se siente apoyado en su empleo, en su carrera, con otros hombres, y en todas las otras partes cuando sabe en su interior que cuenta con alguien con quien pasar la noche y que además es su amiga”.

Ciertamente, Dios nos creó para vivir en comunidad, por eso dijo “no es bueno que el hombre esté solo”.  Pero nuestra vida no puede girar en torno a si tenemos o no una persona a nuestro lado para compartir todo lo que expresó este caballero antes de morir.  Claro, no podemos analizar cómo fue su infancia, qué problemas emocionales, sicológicos o siquiátricos tenía.  Si se dio la oportunidad de pertenecer a algún círculo de amigos. Y tantas otras preguntas que podrían ayudar a analizar mejor esta situación.  Lo cierto es que este incidente está catalogado como un crimen de odio.   Y el odio no nace de la noche a la mañana.  Va creciendo poco a poco, y se va apoderando de la mente y el corazón de las personas hasta que las lleva a enfermarse emocional, espiritual, sicológica y hasta físicamente. 

En la vida pasamos por situaciones que nos pueden llevar a desarrollar raíces de amargura, sino se trabajan adecuadamente.  Y esas raíces a la larga pueden convertirse en odio.  Un sentimiento que puede ser tan destructivo que no sólo acaba con tu vida, sino que puede afectar a los que te rodean.   En este caso, hasta personas que no tenían ninguna relación con este señor.  Ahora bien, hay un refrán que dice que “es mejor estar solo que mal acompañado”.  No sé qué opinaba este caballero al respecto, pero por sus actos parece que prefería estar acompañado.  Desde pequeños tenemos la necesidad de ser parte de un grupo, de sentirnos amados, aceptados y cuando crecemos tenemos la expectativa de que encontraremos a “un alma gemela” con la que podremos compartir alegrías y tristezas.  Sin embargo, debemos ser felices con nosotros porque nadie puede dar lo que no tiene, y no podemos pedir lo que no podemos dar.  Esto no significa que todas las personas encontrarán un compañero o compañera para toda la vida. ¿Qué pasa si esa persona no llega?  Si eres feliz contigo, si te rodeas de personas positivas, si perteneces a un círculo de amigos con los que puedas compartir los mismos intereses, podrás llevar una vida plena y hasta disfrutar de los momentos de soledad. 

Hoy te invito a evaluar tu pasado.  Si tienes frustraciones, corajes, miedos o has tenido experiencias que te hayan llevado a despertar odio, trabaja con ellas, busca la ayuda de profesionales de la conducta humana y sobre todo, entrégale ese sentimiento a Dios para que lo transforme en amor.  Aprende a superarte, aprovecha los momentos en los que puedes sentirte solo o sola para hacer actividades en las que puedas crecer, únete a grupos que compartan intereses como la música, el arte, la vocación por servir a los demás.  Desde hoy, saca el odio y aprovecha la soledad para reenfocarte y buscar nuevos sueños.

 Comparte con los lectores de esta reflexión ideas para sacar el odio y aprovechar los momentos de soledad.

Anuncios

5 comentarios en “Odio y soledad

  1. muchas veces es mas facil decirlo y no saber el por que uno se siente asi, pero la verdad de las cosas es que no es bueno vivir con ese odio en el alma, solo opaca, entristece, nos deja un sentimiento de desolacion, como si nadie estubiera ahi para decirte “aqui estoy, ami si me importas”, yo desafortunadamente asi me siento, siento tanto recor en el alma por la infidelidad del que fue mi pareja, 13 años juntos no me sirvieron para conocerlo y saber que el siempre fue mentiroso, eso es lo que me duele mas, siento tanto coraje conmigo misma, el sabe que lo odio tanto que simplemente no le importa y es ahi donde siento tanta soledad saber que ni mi dolor siente, el vive muy feliz con lo que iso y yo muy triste por estar asi.
    Gracias por sus consejor, tendre que aprender a amarme mas a mi misma, antes que amar a alguien que no vale la pena.

  2. Yo en lo personal aprovecho mucho la soledad y los pocos momentos de paz que tengo al dia. Necesito de esos momentos para reencontrarme con Dios y evaluar aquello que me molesta. No creo que he sentido odio por nadie pero si he guardado rencores y definitivamente solo logran amargarte y te incapacitan de poder bridar amor a los demas y disfrutar de aquellos momentos que te pueden llenar de felicidad. Como dices Elizabeth, la solucion es entregar esos malos sentimientos a Dios y permitir que El cambie tu vida. Siempre tiene un plan para ti que es mejor de lo puedes imaginar.

  3. Me alegra ver sus comentarios. Grisel tienes razón, quien odia se hace daño asimismo, hay que perdonar y liberar a los que nos han hecho daño para poder ser felices. Sonia, la soledad es una gran oportunidad, a veces veo que la gente dice: “estoy aburrido o aburrida” y pienso, si supieran todas las cosas que pueden hacer y más cuando tenemos ese espacio llamado soledad. Que bueno, que has podido ver una nueva perspectiva de la soledad, un espacio para crecer, comunicarnos con Dios y dedicarnos a nosotros.

  4. Me encanta tambien esta reflexion, realmente las personas que se pasan teniendo recores y odios pierden su vida siempre deseandole el mal a esas personas y ni siguieran viven completamente su vida pensado en como hacerle daño a los demas. A mi realmente no habia visto la soledad como algo positivo, siempre lo veia con mucho miedo. Pero ahora entiendo que debemos aprovechar ese tiempito para ponernos en las manos de Dios.

  5. Chica:

    Excelente reflexión. La persona que carga el odio en su corazón se hace daño a si mismo, así que, hay que transformar ese odio en alegría. Alegrarse porque Dios nos permite ver la luz del sol, porque tenemos pies para movernos o porque abrimos la nevera y tenemos para comer.
    Algo que me quita mis frustraciones es ver sonreir a mi hijo, no hay mejor satisfaccion que esa.

    A toda aquella persona que se sienta sola, quiero decirles que no lo están, que siempre hay personas alrededor que nos quieren o que nos aprecian, lo que pasa es que hay veces que no lo queremos ver.

¿Qué piensas del tema? Escribe aquí tu opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s